With the right attitude

Está comprobado. Cuanto mayor es nuestra entrega en lo que hacemos, mejores resultados obtenemos y por ende, mayor satisfacción personal.

En esa dirección estamos funcionando todos. Al mismo compás.

Arrancamos nuestro segundo día de clase con ilusión. Alejandra con sus 3 compis de Uzbekistán, 2 de México, 1 de Alemania y 1 de Polonia. Fran y Arnau juntos, compartiendo con 1 Mexicano, 1 Uzbekistán y 3 Alemanes. Candela y María en cuchipandi con 6 alemanes, 1 mexicano y 1 Suiza-Francesa. Todos, en niveles entre A2-B2, boli en mano y cargados de energía, se aplicaron académicamente.

Y con esos niveles de participación continuaron en la actividad de la tarde. Para muestra un botón.

“Juegos sin fronteras” es mi actividad favorita. Divididos por equipos, los alumnos deben superar una serie de pruebas y cómo no, aprender a gestionar esas risas durante el proceso de participación. Desinhibidos todos de los prejuicios de mancharnos, sentirnos observados o ridículos por lo cómico de cada situación, nos tiramos la manta a la cabeza.

TODOS.

Hasta el tiempo quiso favorecernos con sus graditos de calor de más.

Finalizada la actividad, daba igual quien quedara en primer o segundo lugar. Lo importante era participar. Matrícula de Honor en compromiso. YES.

Nos fuimos todos a las duchas. Saltaron hasta los plomos del calentador. Nos dio tiempo hasta rezar dos padres nuestro hasta que vino el agua de nuevo y pudimos quitarnos la capa de jabón. 🙂

Ya limpitos, de cabeza a la cena. Ji ji, Ja ja. Lo que tiene saborear los recuerdos vividos.

Y así los dejé, dispuestos a enrutarse al Karaoke de la noche mientras servidora se escapaba de cenita con Mr y Mrs Fish.

Imagino que estarán baldados recargando baterías para la jornada de mañana. Londres ya ha puesto la alfombra roja para recibirnos.

Felices sueños desde un Folkestone vivido intensamente hoy.

Contácta

¿Tienes alguna pregunta?

No dudes en consultarme a través del formulario o por teléfono
Contácta