Como peces en el agua

//Como peces en el agua

No hay tiempo que perder

¿Preparados para saber cómo fue nuestro día?

Clases, shopping en Folkestone y excursión a la bolera. ¿Alguien da más?

Es increíble lo bien que nos estamos adaptando a nuestra rutina. Conocer el nuevo entorno, nos mantiene más relajados y permite que nuestras personalidades más espontáneas vayan floreciendo. Así como las arrugas. Porque es difícil contenerse y mantener el tipo.

Las clases se sucedieron según lo previsto y adaptándonos a los cambios climáticos, modificamos la actividad de juegos de la tarde por una escapada de shopping al centro de Folkestone. Pies para que os quiero!

Seguimos todavía sin conseguir que dejen el estilo “paquito el chocolatero” y vayan en filas de a dos. Complicado cuando hay que combinar además, diversas nacionalidades. Pero de aquí a que regresemos, éstos marcharán mejor que en el desfile del día de Pascuas Militar. Eso, o servidora tira la toalla y se une a ellos con acordeón incluido.

Mientras los adolescentes pudieron ir de shopping en cuchipandi y a tiempos controlados, nuestras tesorinas, de 12, permanecieron bajo supervisión y aceptaron con buen talante el plan menos independiente. Fuimos al Poundland a cargar chuches y a Starbucks. No dio tiempo a más. En breve asomaron los “teenagers” con andares de “el mundo es nuestro”. Estaban felices con esa autonomía temporal.

Regresamos a Earlscliffe donde nos esperaba una suculenta cena incluidas frutas y verduras. Cada vez que les digo que hay que ir a por el brócoli, las judías y la zanahoria, se les abren los ojos como platos.

Bajamos la digestión en nuestro camino hacia el tren, donde acudiríamos a la bolera de Ashford. Allí ya lo dimos todo. Bolas de colores rulando por todas las calles y mucho convoy. El regreso lo hicimos más pausado, pues ya estábamos cerrando el día. A las 22.45 entrábamos por el umbral de éste, nuestro hogar temporal.

Porque empezamos a sentirlo como tal. Lo que tiene la adaptación y el aprendizaje.

Dicen que ya han extendido una alfombra roja en la capital para nuestra llegada. Espero que sea lo suficientemente ancha para que entremos a nuestro estilo, agarrados de tres en tres. Porque somos inseparables.

Luces apagadas. Felices sueños desde Folkestone.

Contácta

¿Tienes alguna pregunta?

No dudes en consultarme a través del formulario o por teléfono
Contácta
2018-03-28T00:26:37+00:00

Deje su comentario